Para conocer la flor del ciruelo,
tanto el propio corazón
como la propia nariz.

Onitsura