Al romperse la taza de té, el té ya no está en ella, pero aún vertido en el suelo, sigue siendo "té" 



Película "El pequeño buda" de Bertolucci