El zen no tiene por qué aferrarse.
Cuando los que estudian zen no lo ven,
es porque se aproximan con demasiado afán.

YING - AN