Me cuesta trabajo ponerme a meditar y a hacer yoga, pero cuando lo hago, surge un torrente de creatividad y mi estado anímico se re-equilibra.

He aprendido desde mi pequeña experiencia algunos "truquis" que cuento aquí, como recordatorio para mi, y por si le es de ayuda a cualquier persona que llegue aquí, para inducir el estado pre-meditativo.

TRUQUIS PARA MEDITAR

El objetivo fundamental de la meditación es conseguir la ausencia de pensamientos. Esto cuando el nivel de stress o ansiedad es elevado, y la preocupación es intensa, se convierte en tarea hercúlea. Para facilitarme las cosas, yo utilizo los siguientes "truquis":

1. Concentrarse en los sentimientos de amor que uno experimente (hacia seres queridos, hacia la humanidad, hacia la vida). Cuando se SIENTE (especialmente sentimientos amorosos), el pensamiento tiene menos fuerza. Es importante darse cuenta de que no se trata de pensar en lo que uno siente, sino de sentirlo. Para favorecer el surgimiento espontanéo de los sentimientos se puede practicar el agradecimiento a aquello a lo que se este agradecido, a personas, a seres en los que creamos por nuestras creencias religiosas, o al universo, si se cree en ello.

2. Sensorializar. Focalizarse en sentir a través de los sentidos, a saber:

a. Sonidos: Concentrarse en escuchar un sonido durante x minutos, luego concentrarse en escuchar otro. Si algún sonido resulta molesto, concentrarse en aceptarlo como parte de "lo-que-es". A mi me resulta más fácil si, estando en un recinto cerrado, permito la entrada de aire del exterior a través de ventanas o puertas. La combinación de la sensación de aire con el sonido, al menos a mi, me estimula a un estado pre-relajante.

b. Aire/Viento. Concentrarse en sentir el aire que entra por la ventana en la piel. Si estamos en exterior, sentir como se mueve nuestro pelo, como roza nuestro cuerpo y nuestras ropas. Fíjarse en como se mueven las hojas de los árboles al tiempo que se escucha el sonido.

c. Visual: Concentrarse en la luz al trasluz del pelo de otras personas, o incluso en su piel. Focalizar sobre la luz que reciben las hojas de las plantas. Mirar la tierra que se pisa, formas y colores que tiene (piedrecitas, hierbas, matices de color de la tierra)

d. Olfativa: Especialmente útil si estás intentando meditar en naturaleza. Concentrándose en el olor que desprende la tierra, los árboles, las flores, la humedad de la lluvia.

3. Practicar la des-persona-lización positiva. Separo en sílabas la palabra, para subrayar el concepto "persona". Yo trabajo especialmente con la idea propuesta por Tolle de no identificarse con la forma. De no identificarse con identidades/roles de ningún tipo. Es fácil de entender, si aceptas que después de la muerte, desaparecen las relaciones tal y como las conocemos en "la tierra", relaciones creadas en "la tierra" por razones biológicas, o de condicionamiento social. Desaparecen asimismo las fronteras geográficas como motores de identidades (yo soy "de tal sitio"). Cuando medites, liberate de roles e identidades, incluso aunque después tengas que (o desees) "seguir con el juego".

4. Escucha el silencio que hay detrás de todas las formas de ruido. Para pintar un cuadro necesitamos primero el lienzo blanco. El ruído se puede escuchar, porque hay un espacio de silencio que sirve de "soporte" para que se pueda producir. Todo ruído tiene espacios de silencio, no es continuo. Fíjate en ellos.

5. La infancia como modelo de encuentro con el silencio. A veces me "pongo en situación", re-conectando con mi memoria de como meditaba de manera espontanea cuando era muy pequeña. Si tu infancia fue mágica, si eras capaz de pasar grandes ratos sin pensar en nada, solo viviendo experiencias, tienes un modelo claro de hacia donde tienes que ir.

6. Hacer yoga (o cualquier ejercicio que puedas hacer lentamente y que te permita hacer paradas intermedias entre ejercicio y ejercicio para notar los efectos del trabajo corporal que has hecho o sencillamente disfrutar del descanso), te permite entrar en estado meditativo, si lo haces en un entorno adecuado y poniendo todos tus sentidos en ello.

7. Como dice Tolle, es más importante crear pequeños espacios meditativos a lo largo del día, que hacer una meditación única de una sentada. Una amiga mía, tenía su reloj programado para que saltase la alarma, cada hora. Esto le recordaba que tenía que parar cualquier forma de estress que estuviera viviendo y entrar en estado meditativo con aquello que estuviese haciendo.

8. Tao Re, en comentarios apunta lo que sigue: "Mi truqui,consistiría en sentarse sin excesivas expectativas. Siempre que mantengamos un estado de observación ecuánime, los restantes factores formarán parte de nuestra práctica. Si la mente piensa, está bien. Si la mente no piensa, también está bien. No creemos conflicto entre nuestros deseos y la acción espontánea de la mente, y estaremos estableciendo las bases para una adecuada meditación.
Si por tu experiencia, tienes algún truqui, me encantará sumarlos a estos.