En el plan general de las cosas, los seres humanos están destinados a evolucionar hasta convertirse en seres conscientes, y lo que no lo hagan tendrán que sufrir las consecuencias de su inconsciencia. Están desfasados respecto al impulso evolutivo del universo.

Incluso la inconsciencia humana y el sufrimiento forma parte de esa evolución. Cuando ya no puedes soportar más el interminable ciclo de sufrimiento, ESTÁS EMPEZANDO A DESPERTAR.

Eckhart Tolle, Un mundo nuevo, ahora. 147

¿Es la gente responsable de lo que hace su cuerpo-dolor?


¿Cómo podría serlo?. ¿Cómo puedes ser responsable si estás INCONSCIENTE, SI NO SABES LO QUE ESTÁS HACIENDO?.

Un mundo nuevo, ahora. Eckhart Tolle, 147

No lo olvides, el cuerpo-dolor busca más dolor


Cuando te das cuenta de que el cuerpo-dolor busca inconscientemente más dolor, comprendes que muchos accidentes de tráfico están causados por conductores cuyos cuerpos-dolor están activos en ese momento.

Muchos actos de violencia los cometen personas "normales" que en ciertos momentos se convierten en maníacos. En los tribunales de todo el mundo se oye al acusado decir "no sé que se apodero de mi".

Eckhart Tolle. Un mundo nuevo, ahora. 146

Para liberarte


Lo primero es darse cuenta de que tienes un cuerpo-dolor. Después, es estar alerta para notarlo cuando se activa como un fuerte flujo de emoción negativa.

Cuando dejas de identificarte con él, el cuerpo-dolor ya no puede controlar tu pensamiento, ni renovarse a partir de él.

En la mayoría de los casos, el cuerpo-dolor no se disuelve inmediatamente, pero en cuanto has cortado el lazo, empieza a perder energía. Tus percepciones presentes ya no están distorsionadas por el pasado.

La energía atrapada en el cuerpo-dolor cambia de frecuencia vibratoria y se transmuta en PRESENCIA. Así, el cuerpo-dolor se convierte en combustible para la conciencia. Por eso, muchos de los hombres y mujeres más sabios e iluminados de este planeta, tuvieron en otro tiempo un cuerpo-dolor muy fuerte.

Eckhart Tolle, Un mundo nuevo, ahora. 145

No importa que proporción de tu cuerpo-dolor corresponde a tu nación o raza, y que proporción es personal.

En cualquier caso, solo la podrás superar aceptando la responsabilidad de tu estado interior actual.

Aunque echar la culpa a otros parezca más que justificado, mientras culpes a otros, seguirás alimentando al cuerpo-dolor con tus pensamientos y seguirás atrapado en tu ego.

SOLO HAY UN CULPABLE DEL MAL EN ESTE PLANETA: LA INCONSCIENCIA HUMANA.

Darse cuenta de ello es el auténtico perdón. Con el perdón tu identidad de víctima se disuelve y emerge tu verdadero poder: el poder de la Presencia. EN LUGAR DE CULPAR A LAS TINIEBLAS,ENCIENDES LA LUZ.

Lo que le haces a otro, tiene consecuencias SIEMPRE en tí


Siempre ocurre que tanto la víctima como el agresor, sufren las consecuencias de los actos de violencia, opresión o brutalidad. Porque lo que les haces a los otros, te lo haces a ti mismo.

Un mundo nuevo, ahora. Eckhart Tolle. 143

En las relaciones íntimas, los cuerpos-dolor suelen ser lo bastante listos para pasar inadvertidos hasta que empecéis a vivir juntos, preferiblemente después de firmar un contrato por el que te comprometes a estar con esa otra personas el resto de tu vida.

No solo os casáis con vuestra pareja, os casáis con su cuerpo-dolor. Puede resultar muy chocante que poco después de vivir juntos, un día de pronto, vemos un completo cambio de personalidad en el otro. Su voz cambia a ronca o chillona, para acusarte, culparte o gritarte, probablemente por una cuestión trivial. O bien se encierra por completo en sí misma. "¿Qué pasa?", preguntas. "Nada", te contestan. Pero la energía intensamente hostil que emana de ella, te está diciendo "Todo va mal". Cuando le miras a los ojos, no hay luz en ellos. Es como si la persona conoces y amas, no hubiese existido nunca, que el que te devuelve la mirada sea un completo desconocido, en el que todo lo que ves es odio, hostilidad, amargura, rabia.

Pero cuando te habla, tienes que saber que no es tu pareja quien lo hace, es su cuerpo-dolor, que habla a través de ella, con una versión de la realidad desfigurada por el miedo, la hostilidad, la ira y el deseo de inflingir y recibir más dolor. No es el verdadero rostro de tu pareja, no cometiste un terrible error al elegir a esa persona. Es solo el cuerpo-dolor que ha tomado posesión temporal de ella.

Eckhart Tolle, Un mundo nuevo, ahora. 136

Algunas personas ni siquiera saben que sufren


Algunas personas pueden estar sonriendo y conversando educadamente, pero podemos sentir esa hirviente bola de emoción negativa que tienen justo bajo la superficie, esperando el próximo suceso al que reaccionar, la próxima persona a la que culpar o con la que enfrentarse, la siguiente cosa que las haga infelices.

Por efecto de su propensión a reaccionar en lugar de actuar, cuestiones insignificantes crecen fuera de toda proporción, mientras ellos intentan arrastrar a otras personas a su drama, obligándolas a reaccionar.

Algunos se meten en pleitos constantes (la personalidad conocida como "querulante"), otros están consumidos por el odio obsesivo hacia su ex-pareja.

Inconscientes del dolor que llevan dentro, proyectan con su reacción ese dolor en sucesos y situaciones EXTERNOS. Debido a la absoluta falta de conciencia de sí mismos, no pueden distinguir la diferencia entre un suceso y su reacción al suceso. Para ellos el dolor, la infelicidad están fuera, en el suceso.

Al ser inconscientes de su estado interior, ni siquiera saben que son profundamente desdichados, que están sufriendo.

Eckhart Tolle. Un mundo nuevo, ahora. (Página 136)
 
View blog reactions