Librarse del ego, es fácil. Lo único que tienes que "hacer" es ser consciente de tus pensamientos y emociones...mientras van ocurriendo.
Por medio de la conciencia se despersonalizan las emociones y los pensamientos. Se reconoce su naturaleza impersonal. YA NO HAY UN "YO" EN ELLOS.
Toda tu historia personal, que en última instancia no es más que un cuento, un conjunto de pensamientos y emociones, adquiere una importancia secundaria y deja de ocupar el primer plano de tu conciencia. YA NO CONSTITUYE LA BASE DE TU IDENTIDAD.

Eckhart Tolle. Un mundo nuevo, ahora