Lo que suele llamarse "enamorarse" es, la mayoría de las casos, una intensificación del deseo y la necesidad del ego. Te vuelves adicto a tu imagen de otra persona. No tiene nada que ver con el verdadero amor, que no incluye ningún tipo de deseo.

Eckhart Tolle. Un mundo nuevo, ahora