Nada es bueno ni malo, es el pensamiento el que lo hace así.

Shakespeare