Las personas con cuerpos-dolor pesados suelen tener más posibilidades de despertar espiritualmente que las que lo tienen relativamente ligero. Aunque algunas quedan atrapadas en su cuerpo-dolor, otras no pueden seguir aguantando su infelicidad y, de este modo se fortalece su motivación para despertar.

Eckhart Tolle. Un mundo nuevo, ahora