Todavía existen muchas funciones o papeles preestablecidos con los que la gente se identifica de buena gana y que pasan a formar parte del ego. Esto hace que las interacciones humanas sean poco auténticas, deshumanizadas, alienantes.

Por ejemplo, las funciones de las personas en las organizaciones jerárquicas, tienden fácilmente a convertirse en identidades basadas en un papel.

Otro, el papel universal de "adulto". Cuando representas ese papel, te tomas a ti mismo y a la vida muy en serio. La espontaneidad, la despreocupación y la alegría no forman parte de ese papel.



Eckhart Tolle. Un mundo nuevo, ahora