Aunque hay formas de negatividad más obvias, hay otras más sutiles, por ejemplo, la impaciencia, la irritación, el nerviosimo, el hartazgo. Constituyen la infelicidad de fondo que es el estado interior predominante de muchas personas. Cada vez que estás alerta para detectarlo, será un momento de despertar, de dejar de identificarte con la mente.

Eckhart Tolle. Un mundo nuevo, ahora