Si hay infelicidad en ti, lo primero que necesitas hacer es reconocer que está ahí. Pero no digas: "Soy desgraciado". La infelicidad no tiene nada que ver con lo que eres. Di: "Hay infelicidad en mi".

Si puedes hacer algo, puede que sea necesario emprender acciones, para cambiarlo.

Si no puedes hacer nada, afróntalo y dí: "Bueno, pues así están las cosas en este momento. Puedo aceptarlo o sentirme desdichado".

Separa los pensamientos de la situación que es siempre neutral, es como es. Aquí está la situación y aquí mis pensamientos acerca del asunto. Sé consciente de que, lo que piensas crea las emociones que sientes. Observa la conexión entre tus pensamientos y emociones.

La causa primaria de infelicidad no es nunca la situación, sino lo que piensas acerca de ella.

Eckhart Tolle. Un mundo nuevo, ahora