Este es el cuento del monje iluminado y el monje malvado que le envidiaba. Mientras el iluminado estaba levitando al lado de un árbol, el envidioso iba cada día a insultarle. Un día el monje iluminado descendió y le dijo: ¿Cuando te dan un regalo que no deseas, qué haces? "Lo devuelvo, contestó el monje envidioso"... "Bien", dijo el monje sabio... "pues no acepto tu regalo". Y volvió a elevarse y a sumirse en sus pensamientos, ignorando como siempre los insultos del monje idiota.