Para la luna hay la nube;
para la flor, el viento.