La mayoría de las personas tiene momentos en los que están libres del ego. Los que son excepcionalmente buenos en su oficio, pueden estar completamente o casí, libres del ego, mientras realizan su trabajo. Puede que ellos no lo sepan, pero su trabajo se ha convertido en una práctica espiritual. Casi todos ellos están presentes mientras hacen su trabajo y vuelven a caer en la inconsciencia relativa en su vida privada. Su estado de Presencia está de momento limitada a una zona de su vida.

Eckhart Tolle. Un mundo nuevo, ahora