Algunos pueden ser muy buenos en lo que hacen, pero su ego sabotea constantemente su trabajo. Solo una parte de su atención está en el trabajo; la otra parte está en ellos mismos. Su ego exige reconocimiento personal y gasta energía en resentimiento si no obtiene el suficiente. O bien su principal foco de atención es la ganancia o el poder y su trabajo no es más que un medio para llegar a ese fin.

Cuando el trabajo no es más que un medio para llegar a un fin, NO PUEDE SER DE ALTA CALIDAD. Cuando surgen obstáculos estas personas, reaccionan contra la situación, y así se separan de ella. Hay un "yo" que se siente personalmente ofendido o resentido y se quema una enorme cantidad de energía protestas o rabietas, una energía que se podría utilizar para resolver la situación si el ego no la estuviera malgastando. Esta energía de reacción crea nuevos obstáculos, a su vez. Verdaderamente, muchas personas son ellas mismas su peor enemigo.

Eckhart Tolle. Un mundo nuevo, ahora