Cuando las formas que te rodean mueren o la muerte se aproxima, tu sentido de SER, del "yo soy", queda libre de su enredamiento con la forma: el espiritu queda libre de su encarcelamiento en la materia. Te das cuenta de que tu identidad esencial NO TIENE FORMA. Percibes tu auténtica identidad, como CONCIENCIA EN SÍ MISMA, Y NO con lo que se había IDENTIFICADO la conciencia. La verdad definitiva de quién eres, no es "Yo soy esto.. o aquello, sino "YO SOY".
Eckhart Tolle. "Un mundo nuevo, ahora"