Aprenda a usar el tiempo en los aspectos prácticos de la vida -podemos llamar a esto el tiempo del reloj- pero vuelva inmediatamente a la conciencia del momento presente cuando esos asuntos prácticos se hayan resuelto. De esa forma no habrá acumulación de"tiempo psicológico".

El tiempo del reloj integra el pasado y el futuro:
Incluye aprender del pasado de forma que no repitamos los mismos errores una y otra vez; establecer metas y trabajar para lograrlas; predecir el futuro por medio de patrones
y de leyes, físicas, matemáticas, etcétera, aprendidas del pasado.

y en este "tiempo de reloj", que es la esfera de nuestra vida práctica, aunque usaremos el pasado y al futuro, el momento presente sigue siendo el factor esencial.Cualquier lección del pasado se hace relevante y se aplica ahora. Cualquier planeación y trabajo hecho con miras a lograr una meta particular se hace ahora.

Esté alerta cuando practica esto para que no transforme sin querer el tiempo del reloj en tiempo psicológico.Por ejemplo, si usted cometió un error en el pasado y aprende de él ahora, usted está usando el tiempo del reloj. Pero, si usted se queda mentalmente en él y surgen la autocrítica, el remordimiento o la culpa está convirtiendo
el error en "mí" y "mío": lo convierte en parte de su sentido de identidad y se ha convertido en tiempo psicológico.

En relación al futuro, si usted se propone una meta y trabaja para lograrla, usted está usando el tiempo del reloj. Usted es consciente de a dónde quiere llegar, pero honra y da su mayor atención al paso que está dando en ese momento. Si se enfoca excesivamente en la meta, quizá porque está buscando la felicidad, la realización o un sentido más completo de sí mismo en ella, ya no honra el Ahora.