El número de personas que han ido más allá de la mente es todavía extremadamente pequeño, así que usted puede asumir que prácticamente todos los que usted conozca o se encuentre viven en un estado de miedo. Lo único que varía es la intensidad del mismo.

La mayoría de las personas se hacen conscientes de él sólo cuando adquiere una de sus formas más agudas.