Si te limitas a decir lo que sabes que es verdad, el ego no interviene para nada, porque no hay identificación.

Si empiezas a decir:"CreeME lo sé", el ego ya ha empezado a intervenir. Está escondido en la palabra "me". Una simple afirmación, por ejemplo, "la luz es más rápida que el sonido", se ha contaminado con una falsa sensación de "yo", se ha personalizado. En el ejemplo de "creeME.. la luz es más rápida que el sonido", el yo se siente afectado, rebajado o ofendido si alguien no "cree" lo que digo.

El ego se lo toma todo personalmente, surge la emoción, la defensa. Pero, la verdad, en cualquier caso.. NO NECESITA DEFENSA ¡. A la luz y al sonido, no les importa lo que penséis tú o cualquier otro:)

Esto es particularmente visible en el terreno de las opiniones personales. Todo ego, los confunde con hechos.

Solo mediante la conciencia -no el pensamiento- puedes diferenciar CUÁL ES LA SITUACIÓN y CUÁL ES LA IRRITACIÓN QUE ME PRODUCE y darte cuenta así de que siempre hay otras maneras de enfocar la situación.