Procurar ser una persona buena o mejor no puede salir bien, a menos que haya un cambio en la conciencia. Forma parte de la disfunción humana, como una forma más elevada y sútil de autoexaltación, de reforzamiento de la propia identidad conceptual.


Eckhart Tolle "Un mundo nuevo, ahora"