La emoción básica que gobierna toda la actividad del ego es el miedo; miedo a no existir, a no ser nadie, a morir. Todas las actividades están concebidas para eliminar este miedo, pero lo máximo que puede hacer el ego, es taparlo temporalmente con una relación íntima, una nueva posesión, una victoria en esto o en lo otro. UNA ILUSIÓN NUNCA PODRÁ SATISFACERTE.

El ego surge de la identificación con la forma, y en el fondo, sabe que ninguna forma es permanente, que todas son efímeras. Así que siempre hay una sensación de inseguridad alrededor del ego, aunque por fuera parezca lleno de confianza

Eckhart Tolle. Un nuevo mundo, ahora