Sólo puedes perdonar de corazón, cuando entiendes que no hay nada que perdonar