Al ego le encanta quejarse y sentir rencor, no solo de otras personas, SINO TAMBIÉN DE LAS SITUACIONES. La reacción es siempre: esto no debería estar ocurriendo; no quiero estar aquí; no quiero estar haciendo esto. El mayor enemigo del Ego, es el momento presente; es decir LA VIDA MISMA.