Solo se puede sentir cuando se sale de la cabeza. El Ser se debe sentir, no se puede pensar. El ego no sabe eso, porque es todo pensamiento.
Todas las cosas que el ego busca y a las que se siente apegado (por ejemplo, cosas materiales), son sustitutos del SER que no puede sentir. Podemos valorar y apreciar las cosas, pero cuando nos aferramos a ellas, sabemos que es el ego.

Y en realidad nunca nos apegamos a una cosa, sino a un pensamiento que incluye "yo","mi" o "mío". Cuando aceptamos por completo una pérdida, transcendemos el ego, y emerge nuestro ser, el Yo Soy, que es la conciencia misma.

Eckhart Tolle: "Un mundo nuevo, ahora"