El ego es una disfunción colectiva. Cuando lo reconoces como lo que es, dejas de confundirlo con la identidad de alguien. Cuando ves al ego como lo que es, resulta más fácil no reaccionar a él. Ya no te lo tomas como algo personal. No hay quejas, culpas, acusaciones o descalificaciones. NADIE ESTÁ EQUIVOCADO. Solo lo está el ego de alguien. No ese alguien.

Cuando te das cuenta de que todos sufren la misma enfermedad de la mente, algunos con más gravedad que otros, surge la compasión.

Eckhart Tolle. Un mundo nuevo, ahora