Kierkegard, describía este estado en el que el individuo se halla en contacto directo con su presente asociándolo a la experiencia vital infantil en el que nada obstaculiza el aquí y el ahora, nada media entre el niño y el ahora en el que vive
Kierkegard