Examinando a fondo las religiones y tradiciones espirituales de la humanidad, descubriremos que hay dos visiones centrales en las que casi todas están de acuerdo.

La primera es el reconocimiento de que el estado mental "normal" de la mayoría de los seres humanos contiene un fuerte elemento de lo que podríamos llamar "disfunción", e incluso locura.

Ciertas enseñanzas fundamentales del hinduismo son, probablemente, las que más se acercan a ver esta disfunción como una forma de enfermedad colectiva. La llaman "maya", el velo del engaño.

El budismo usa el concepto "dukka", que se puede traducir como sufrimiento, insatisfacción o simple desdicha.

Las enseñanzas cristianas, enseñan que el estado colectivo normal es el de "pecado original". Traducido directamente del antiguo testamento, pecar significa fallar en un objetivo, de modo que pecar significa "no acertar con el sentido" de la existencia humana. Significa vivir torpemente y como consecuencia sufrir y causar sufrimientos.

Las palabras, despojadas de su bagaje cultural y malas interpretaciones, señalan las disfunción inherente de la condición humana.


Eckhart Tolle, "Un mundo nuevo, ahora"