Son muchos los que, hasta que están en su lecho de muerte y todo lo de fuera se derrumba, no se dan cuenta de que NINGUNA COSA, ha tenido NADA QUE VER con lo que son. En la proximidad de la muerte, todo el concepto de propiedad se revela como carente de sentido.

Aunque toda su vida estuvierno buscando "lo que eran", lo que en realidad buscaban, su SER, siempre había estado ahí, pero estaba casi oculto por su IDENTIFICACIÓN CON LAS COSAS, cosa que en último término significa IDENTIFICACIÓN CON LA MENTE.