Cuando el pensamiento se aquieta, experimentas una "brecha" de "no mente". Al principio las brechas serán cortas, tal vez duren unos segundos, pero gradualmente se irán prolongando.
Con la práctica, la sensación de paz y quietud se va ahondando. A medida que profundizas, vas alcanzando el estado de conciencia pura. Este estado te lleva más allá de lo que pensabas que era "tu identidad".

Eckhart Tolle. Practicando el poder del ahora