Se necesita una intensa presencia, cuando ciertas situaciones provocan una reacción muy cargada de emoción, como cuando tu autoimagen se ve amenazada, cuando te topas con un desafío existencial que te da miedo, cuando las cosas van mal o surge un complejo emocional del pasado. En todos estes casos, tiendes a volverte "INCONSCIENTE". LA REACCIÓN O EMOCIÓN SE APODERA DE TI: Te conviertes en ella, como un actor que aceptase representar el papel de otro (el otro sería la emoción). Te justificas, acusas al otro, atacas, te defiendes... pero no eres tú: es una pauta reactiva, es LA MENTE EN SU MODALIDAD DE SUPERVIVENCIA.

Si te identificas con la mente, le darás a esta más energía. Pero si la observas, le quitarás fuerzas. La energía retirada de la mente, vía observación de la misma, se convertirá en PRESENCIA y la mente ya no tendrá el control de tus reacciones.

Eckhart Tolle (he introducido algunas notas para aclarar conceptos)