Retira la conciencia de tu actividad mental, creando una "brecha sin mente",sin pensamiento.
Cualquier actividad rutinaria, que habitualmente sólo es un medio para un fin, dale toda tu atención para que se convierta en un fín en sí misma


Por ejemplo, cada vez que subas o bajes unas escaleras, presta mucha atención a cada escalón, a cada movimiento, a tu respiración. MANTENTE TOTALMENTE PRESENTE.

Hay un criterio que te permite medir el exito logrado en esta práctica: EL GRADO DE PAZ QUE SIENTAS EN TU INTERIOR

Eckhart Tolle. Practicando el poder del ahora