Alcanzas la iluminación cuando usas la mente cuando la necesitas, principalmente con fines prácticos, libre del dialogo interno involuntario y vives así, en la quietud interior


Eckhart Tolle