Si te identificas con una posición mental, y resulta que estás equivocado, tu sentido de la identidad basado en la mente, se sentirá bajo una serie amenaza de aniquilación. Por tanto, tú, como ego, no puedes permitirte estar equivocado. Equivocarse es morir. Esto ha motivado muchas guerras y la ruptura de muchas relaciones.


Cuando dejas de identificarte con la mente, el hecho de tener razón o estar equivocado es indiferente para tu sentido de identidad; de modo que esa necesidad compulsiva, apremiante, y profundamente inconsciente de tener razón, que es una forma de violencia, deja de estar presente. Puedes expresar como te sientes y lo que piensas con claridad y firmeza, pero tal expresión no estará teñida de agresividad ni de actitud defensiva. Tu sentido de identidad deriva entonces, de un lugar más profundo y verdadero dentro de ti, NO DE LA MENTE.


Eckhart Tolle