La mente existe en un estado de "nunca tener suficiente", por lo que siempre ambiciona más. Cuando te identificas con la mente, te aburres y te inquietas fácilmente. El aburrimiento significa que la mente tiene hambre de nuevos estimulos, de más alimento para el pensamiento.

Cuando estás "aburrido", puedes satisfacer el "hambre mental", poniendo la tele, usando internet, yéndote de compras o transfiriendo al cuerpo la sensación mental de carencia, satisfaciéndola brevemente tomando más comida"

Tienes otra opción: Puedes sentirte aburrido e inquieto, y observar la sensación de estar aburrido e inquieto. El aburrimiento, ahora, te puede enseñar quién y quién no eres.

A medida que vayas tomando conciencia de estas sensaciones, surgirá un espacio en torno a ellas. Al principio, sólo habrá un poco, pero irá creciendo. En este momento, el aburrimiento disminuirá en intensidad y significado.

Tú no eres el aburrimiento, tú no eres el enfado, tú no eres la tristeza. Tú eres, desde el espacio creado, TESTIGO, de ESTADOS de tu mente. Tú no eres un "estado" provisional.


Eckhart Tolle. El silencio habla