Identificación con el cuerpo

Aparte de los objetos, otra forma básica de identificación es con “mi” cuerpo.
Para empezar, el cuerpo es masculino o femenino, y la sensación de ser un hombre o una mujer representa una parte importante del sentido del yo de la mayoría de la gente. EL SEXO SE CONVIERTE EN UNA IDENTIDAD.

La identificación con el sexo se fomenta a una edad muy temprana y nos obliga a adoptar un papel, unas pautas condicionadas de conducta que afectan a todos los aspectos de la vida y no solo a la sexualidad. Es un papel en el que mucha gente queda completamente atrapada, sobre todo en algunas culturas tradicionales, donde se considera que el objetivo de la vida es cumplir con la identidad del sexo que a uno/a le ha tocado.

.. Equiparar con el “yo” el cuerpo físico percibido por los sentidos- que está destinado a envejecer, marchitarse y morir-siempre conduce a sufrimientos,tarde o temprano. Evitar la identificación no significa que haya que descuidarlo.

… No solo la gente con un cuerpo bonito o casí perfecto tiende a equipararlo con lo que son. Puedes identificarte con igual facilidad con un cuerpo “problemático” y convertir la imperfección, enfermedad, o incapacidad del cuerpo en tu identidad. Entonces puedes considerarte y describirte como un “paciente” de tal o cual enfermedad o discapacidad. Recibes mucha atencíon de médicos o personas, que te confirman constantemente tu IDENTIDAD CONCEPTUAL, de “paciente” o “sufriente”. Y entonces, te aferras INCONSCIENTEMENTE, a la enfermedad, porque se ha convertido en la parte más importante de lo que tú percibes que eres. Se ha convertido en otra forma de pensamiento con la que el ego puede identificarse. Aunque parezca asombroso, no es infrecuente que el ego en busca de una identidad más fuerte, cree enfermedades con el fin de reforzarse por medio de ellas

Eckhart Tolle. Un mundo nuevo ahora. Página 54. Editorial Grijalbo.