"Tenemos que vestirnos y comer cada día, ¿cómo escapar de eso?.
Replicó, el maestro: "Nos vestimos, comemos".
"No lo entiendo", dijo el monje.
"Si no lo entiendes, vístete y come", repuso el maestro.

Proverbio Zen