Un monje preguntó al maestro Kegon:
"¿Cómo regresa al mundo ordinario alguien que ha sido iluminado?".
Kegon le respondió:
"Las flores y las hojas caídas jamás retornan a sus antiguas ramas".

KOAN ZEN.