Para una persona que desconoce el camino del zen,
las montañas son montañas y los ríos son ríos;
después de un primer vislumbre de la verdad del zen,
las montañas ya no son montañas y los ríos ya no son rios;
después de la iluminación,
las montañas vuelven a ser montañas y los ríos vuelven a ser ríos

DICHO ZEN

Zen, Editorial Integral, Página 89