Deja de correr; mira, ahí no falta nada.

RINSAI



Zen, Ed.Integral. Página 80