Cuando lo justo y lo falso libran batalla,
el espíritu está enfermo

Shin Jin Mei



Zen, Editorial Integral, Página 142