¿Qué vida puede compararse con ésta?
Sentado tranquilamente junto a mi ventana,
veo caer las hojas y abrirse las flores,
mientras las estaciones pasan.

SECCHO

Zen, Editorial Integral, Página 112