El ignorante evita los fenómenos, pero no el pensamiento,
El sabio evita el pensamiento, pero no los fenómenos.

HUANG PO
Zen, Editorial Integral, Página 117.